Simbolos jacobeos II

En diversos santuarios de Europa existe constancia de pequeñas insignias de peregrino fundidas en metal, generalmente en plomo y estaño, remontándose la primera referencia a 1172-1174. Tal vez habría que entender estos signacula en plomo y estaño, de precio barato, como paralelos de los tallados en azabache, teniendo en cuenta que este material se ha considerado prácticamente como una joya. La documentación evidencia el azabache como privativo de gente pudiente, habida cuenta de su elevado precio.

Quizá la más antigua sea la concha con la representación simbólica del Lectulus Salomonis, datada en el siglo XIII-XIV, descubierta en Bremen

Dicha iconografía estaba muy difundida por Europa en el siglo XV, y fue divulgada por Jean Beleth (Rationale divinorum officiorum), escrito entre 1160 y 1164, y por la más tardía Leyenda Dorada de Jacopo de Vorágine (1298), cuyo original latín fue traducido al francés por Teodor de Wyzewa, con el título La légende dorée traduite d’après les plus anciens manuscrits.

En el sermón «Veneranda dies» del mismo libro se alude a la costumbre de coser a las capas la concha natural, tras haber logrado el fin del viaje

En las Ordenanzas de 1443 se detallan como objetos de azabache: ymagen de Santiago, Crucifixo, conchas, contas [cuentas], sortellas [sortijas]. Junto a ellos, hay que añadir la elaboración de figuras de la Quinta Angustia, así como objetos litúrgicos, como cruces y pilas benditeras, entre otros. Nos hallamos, pues, en un momento en que la figura por excelencia del santo apóstol peregrino está consolidada en la escultura de azabache.

A la primera mitad del siglo XV deben de remontarse las primeras representaciones de Santiago como figura exenta, si nos atenemos a su cita en las mencionadas Ordenanzas. El estilo, en general arcaizante, dificulta su datación. Sin embargo, es posible establecer unas fechas en ocasiones más o menos precisas en base a diversos elementos iconográficos, estilísticos y documentales, además del método comparativo entre unos y otros ejemplares. La representación no varía apenas en el transcurso de setenta u ochenta años, lapso de tiempo que comprende grosso modo la serie de tales tallas.

Las primeras representaciones de Santiago están asociadas a la concha venera  (vieira) con la que comparte su figuración. Se trata de vieiras con la imagen del apóstol en el anverso convexo, y en el reverso un Calvario con Cristo crucificado, la Virgen y san Juan.

El atuendo de Santiago peregrino en las imágenes de azabache deriva en principio de la escultura monumental, pero pronto se desgaja de la misma, habida cuenta de que el apóstol, portador de atributos de peregrino, facilita la popularización. De la escultura monumental proceden el sombrero de ala ancha y los pies descalzos —salvo el ejemplar del Museo de Palermo—, la larga barba y vieira, el libro generalmente abierto, alusión a la epístola que escribió, el bordón que eventualmente sostiene con la mano derecha y otras veces lo apoya sobre ese hombro, en cuyo caso porta casi siempre un rosario en la mano  o señala con el dedo el libro que sostiene con la izquierda. En otras ocasiones del cinturón cuelga el rosario.

Tienda online de la platería artesana Ángel, especializada en joyas y recuerdos del Camino de Santiago. Handmade Jewels from St James' Way. 24h Tax-Free.

Posted in Historia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: